sábado, 5 de diciembre de 2009

26 / EL PERRO DE GOYA

            Francisco de Goya, con 72 años y perdida ya por completo la audición, se encerró en su casa, llamada desde entonces La Quinta del Sordo –del sordo genial les faltó añadir- y se dedicó a pintar las paredes de las distintas habitaciones con las visiones que le brotaban en la mente para irse después a la punta de los pinceles. Y gracias a ello tenemos en el Museo del Prado el conjunto de cuadros llamados genéricamente las Pinturas Negras, debido a su tono predominantemente oscuro y a su temática macabra.

            En El Aquelarre, las brujas se reúnen para sacrificar al demonio la virginidad de una doncella ricamente ataviada. En La Romería de San Isidro un grupo de deformes, tullidos y harapientos forman una lúgubre procesión, siguiendo los acordes de un guitarrista ciego. Los Viejos comiendo sopas, auténticos cadáveres vivientes, sorben más que comen un plato de caldo, pues ya no les queda ni un solo diente en la boca. En la Lucha a garrotazos dos españoles, enterrados en arena hasta las rodillas, se destrozan mutuamente el cráneo para demostrar quién tiene más razón... Y así una serie de maravillas artísticas que a muchos tal vez les desagraden por su temática sombría y algo morbosa, pero que constituyen la obra cumbre del llamado estilo expresionista, cien años antes de los expresionistas alemanes del periodo de entreguerras.

            Pero abrimos la puerta y nos encontramos de repente a este perro -que puede que esté enterrado en la arena y puede que no- y enseguida nos nace la extraña sensación de que algo no encaja. ¿Qué pinta este pobre animal con cara de desvalido y mirada triste entre los Saturnos caníbales y las Parcas que, flotando en el aire, cortan a su capricho el hilo de la vida de los hombres? ¿Es un perro despistado que ha venido, sin más, a dar con sus huesos en el centro mismo de la vorágine de monstruos y apariciones? ¿Representa tal vez al espectador perplejo ante tanta voracidad y es sólo una metáfora, una más, de las que nos legó Goya en sus grabados? ¿Se trata quizás del perro del artista que quiso, de esta forma, dejarlo inscrito en el registro de la inmortalidad?

            Me atrevo a suponer que este perro no es otro que el mismo Francisco de Goya, absorto, perplejo y perdido ante la película de desmanes y crueldades que se ha visto obligado a presenciar a consecuencia de una guerra fratricida. La vida lo ha castigado duramente y sólo le queda la opción de, como un perro obediente por apaleado, partir hacia el exilio en Burdeos, huyendo de los ajustes de cuentas y de un rey caprichoso con afanes absolutistas.

            La Quinta la derribaron para hacer seguramente una calle. Y nosotros, los aficionados al arte, tenemos una deuda inmensa con el Barón d'Erlanger –francés, cómo no- que mandó arrancar las pinturas de los muros y pegarlas sobre lienzo, para regalarlas posteriormente al Museo del Prado, donde esperan nuestra visita.

            Las casas son demolidas y las calles sufren trazados nuevos pero el genio, cuando es auténtico, permanece inmarcesible a través del tiempo y del espacio... Pero ¿y el perro? El perro bien, gracias. Allí sigue... En el Prado...

 

 


7 comentarios:

  1. ¿Qué pinta Goya? Ya lo sabemos. Lo que no sabemos es qué pinta el perro en el cuadro. Desde luego, el tema es libérrimo. La hermenéutica artística tiene en el cuadro la prueba de fuego de la crítica pictórica. ¿Trasunto del propio Goya, como aventuras? Puede. Pero parece volátil.
    Del expresionismo -avant la lettre, desde luego- del cuadro no cabe duda. Pero... ¿del perro qué?. Uno de los enigmas nunca resueltos, hasta hoy, de la historia de la pintura.
    La crítica simbolista tiene aquí todo que decir. Pero concluir, como hizo Saura (Antonio) que es "el cuadro más bello del mundo" parece panegírico que convierte a Goya en el dios Apolo de la pintura neoclásica.
    ¿Importaría algo suponer la raza del can? No parece que la crítica haya transitado ese camino. ¿Un perro de caza,un pointer,un perdiguero? ¿o un simple perro callejero? En clave sociológica tal vez diera algo de luz.
    Pero, de todos modos, hace falta ser muy libre como creador para plantearse este cuadro. Si Goya no lo era, ¡vivan las "caenas"!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llena el alma tu reflexión cargada de intención, la forma de describir y contextualizar.... como aproximarse a semejante artista sin por lo menos palantear dudas del valor dimensional y todo el arco simbólico de su ejecución. Cuantos misterios irresolutos que confieren a la propia vulnerabilidad artistica un valor superlativo para significar el/los efectos de su pincel. Carpe Diem

      Eliminar
  2. Gracias, Anónimo, por tus reflexiones que nos siguen planteando más preguntas sobre el arte y sobre la belleza y sus aledaños. ¡Pobre arte el que no es capaz de suscitar preguntar por doquier, en lugar de dar respuestas manidas! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Esta pintura me parece muy enigmática y me produce cierta inquietud. La conocía, pero la había olvidado. De pronto, al verla, he pensado que era un fragmento de un cuadro mayor. Sin embargo, no es así. Ese perro, del que sólo se ve la cabeza, es el gran protagonista. Aunque también me parece que tiene mucho protagonismo el entorno, una bruma densa en el cielo y ese declive de tierra o barro que resulta tan agobiante.
    Realmente, Goya era grande, pues con tan pocos elementos es capaz de crear fuertes sensaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. totalmente de acuerdo susana

      Eliminar
  4. Hola, Susana: Celebro que disfrutemos ambos con las aportaciones que el arte -el mejor de los mundos posibles- nos regala para hacer nuestras vidas más "llevables".Siempre me encanta leer tus cosas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ignacio, celebro que celebres a susana y me siento identificado con cierta sensibilidad que nos provoca esta magnifica expresión. No puedo mas que agradecer vuestra empatía y compromiso con el arte.

      Eliminar